miércoles, 3 de marzo de 2010

Los fusilamientos del 3 de mayo de 1808. GOYA.


Los fusilamientos del 3 de mayo de 1808. GOYA.
Nacido en Fuendetodos (Zaragoza) en 1746, Francisco de Goya y Lucientes es un pintor inclasificable en un solo estilo artístico ya que, aunque en algunos de sus periodos podemos establecer una cercanía con algunos de los estilos contemporáneos: Rococó, Neoclasicismo y Romanticismo, en otros veremos una línea absolutamente nueva y personal que  incluso, podemos considerar como antecedente de otros estilos artísticos como el expresionismo .
Fue un artista muy prolífico, que realizó numerosos retratos, cuadros de costumbres, de acontecimientos contemporáneos, grabados, cartones para tapices y frescos de temática religiosa.
En Madrid, Goya se convirtió en el retratista predilecto de la aristocracia y llegó a ser designado pintor real. Además, Goya tuvo contacto con los ilustrados españoles, a alguno de los cuales, como Jovellanos o Fernández de Moratín, retrató y con la llegada de la invasión napoleónica y la Guerra de la Independencia, se debatirá entre sus ideales progresistas y su patriotismo. Además, los excesos cometidos por ambos bandos, le impresionaron de tal modo que realizó algunos de sus mejores cuadros ( El 2 de mayo o los fusilamientos del 3 de mayo)y una serie de grabados(los desastres de la guerra) describiendo éstos.
Tras la guerra, el reinado de Fernando VII y la vuelta al absolutismo, Goya tuvo problemas por sus ideales constitucionales y hubo de marchar al exilio a Burdeos dónde falleció en 1828. Entre las obras de Goya, además de las ya mencionadas podemos señalar “ El parasol” o “el pelele” de su época rococó; entre los numerosísimos retratos, “ la Familia de Carlos IV” o los retratos de Carlos III, la Duquesa de Alba o el duque de Osuna y las conocidísimas “Maja desnuda” y “ Maja vestida”.
También podemos nombrar las magníficas series de aguafuertes que realizó: “Los caprichos”, “La Tauromaquia”, la ya referida “ Los Desastres de la Guerra” y “ Los disparates”.

Los fusilamientos del tres de mayo es un óleo sobre lienzo de 268 cm × 347 cm.
En su realización, Goya se opondrá al Neoclasicismo imperante en la época que propugnaba un dibujo preciso como constructor de la imagen pictórica, un color aplicado por medio de cuidadosas pinceladas casi imperceptibles, un modelado tenue de las figuras y una ausencia de dramatismo en el tratamiento del tema. Contra esto, Goya construirá la imagen por medio del color, empleando variados tipos de pinceladas, por lo general muy ágiles y sueltas y tanto ligeras como muy cargadas y empastadas que crean una variada y rica superficie pictórica y que resuelven con extraordinaria habilidad y precisión los distintas calidades de lo representado en la imagen . Una serie de recursos pictóricos como los colores, la iluminación, la composición o el propio tratamiento de las figuras acrecientan el dramatismo de la escena descrita por Goya.
Así, los colores empleados son en su mayoría oscuros marrones, grises y ocres como los que dominan en algunas de las figuras, la ladera ante la cual aparecen los fusilados e ,incluso, en el difuso fondo arquitectónico pero también destacan los cálidos rojos de la sangre y amarillo del pantalón de uno de los fusilados así como el blanco de la camisa del mismo. La iluminación es focal, proviniendo del fanal situado en el centro de la imagen que ilumina violenta y dramáticamente el grupo de fusilados, dejando en la penumbra nocturna el resto.
En la composición destaca el equilibrio en la disposición de las masas y tanto las figuras de los fusilados como las de los pelotón de fusilamiento aparecen con sus cabezas aproximadamente a la altura de los ojos del espectador.
El dramatismo se acrecienta por la cercanía entre el grupo de fusilados y el del pelotón de fusilamiento y la representación de estos últimos casi de espaldas, sosteniendo horizontalmente los amenazadores y letales fusiles sin que se aprecien sus rostros y convertidos en una anónima, terrible e inhumana máquina de matar: Por contraste,  la humanidad de las variadas reacciones de los que van a ser fusilados: el fraile rezando de rodillas, los que asustados se tapan los ojos con las manos o los que protestan impotentemente .
A esto también contribuye el tratamiento de las figuras que parece esquemático e incluso descuidado (tanto los brazos alzados del fusilado con camisa blanca antes mencionado como los del que yace muerto en primer plano a la izquierda de la imagen aparecen algo cortos). Estas incorrecciones anatómicas así como los violentos contrastes de color empleados por Goya pueden ser considerados como un precedente del expresionismo y contribuyen expresar el horror del artista ante lo que está describiendo, el mundo de la razón ilustrada que tanto había anhelado parece estar más lejos que nunca ante esta descripción del horror. mientras que la inhumanidad corresponde a la anónima máquina de matar del pelotón de fusilamiento.
Es curioso que este cuadro, así como el conocido “ 2 de Mayo2, llamado también “ La carga de los mamelucos” ( en el que la revuelta ante los franceses los rebeldes demuestran una saña y una violencia ciegas contra los mercenarios mamelucos que no ahorra ni a sus caballos ) fueran concebidos para decorar un arco de triunfo provisional que se erigió en la Puerta de Alcalá de Madrid para conmemorar la entrada en Madrid del Rey Fernando VII. En vez de cantar de un modo convencional el heroísmo del pueblo español alzándose valientemente contra el invasor, Goya parece describirnos el horror y la irracionalidad bestial de la guerra. Horror e irracionalidad a los que ya se había referido en su serie de grabados de “ Los desastres de la Guerra”. Es lógico que las pinturas no gustaran al altanero, reaccionario y nefasto rey que fue Fernando VII ya que éstas parecían subrayar el carácter popular de la sublevación y de sus víctimas., así que fueron a parar a los almacenes de la colección real.
Sin embargo la influencia de Goya ha sido enorme. La subjetividad en el tratamiento del tema puede ser considerada como un precedente del inmediato romanticismo. Pero ya hemos señalado también el carácter preexpresionista de ésta y otras obras de Goya como las impresionantes y terribles “ Pinturas Negras”.
Además, “Los fusilamientos” son una referencia directa en “ el fusilamiento de Maximiliano de México” del impresionista Manet o en la “ Matanza en Corea” de Picasso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Añade, por favor, tu comentario: