viernes, 8 de diciembre de 2017

La Anunciación y la Visitación de Reims.



Las escenas de la Anunciación y la Visitación de la Catedral de Reims son dos ejemplos significativos de la escultura gótica del periodo clásico ( Siglo XIII). 
Como sabemos , el estilo gótico se desarrollará entre la segunda mitad del siglo XII, cuando surge en l’Île de France y el siglo XV, en unos siglos , que coinciden con el resurgimiento de la vida ciudadana y el crecimiento de las ciudades gracias al desarrollo en éstas de las actividades artesanales y comerciales.
 Si la escultura románica desarrollada entre los siglos XI y XII, se había caracterizado por una rigidez, una inexpresividad y un antiindividualismo  ligados a los valores de la sociedad feudal en la que se produce y por una representación basada en convencionalismos y estereotipos que se aleja del mundo de los sensible, al que, por unas ideas de raíz agustiniana, se considera  imperfecto, engañoso e inductor al pecado, la escultura gótica va a romper rápidamente con dichos valores y dicha concepción. 
Así, el Gótico toma el mundo de lo sensible como modelo y referencia. El interés por el mundo de lo sensible y la naturaleza comparte el espíritu de la época con el tomismo neoaristotélico  o la sensibilidad franciscana. El escultor gótico observará atentamente la realidad, tomándola como punto de partida de  su trabajo e intentará reproducirla con fidelidad. Una persona de su entorno podrá ser el modelo del que partirá para hacer la representación de tal o cual santo y, ahora, los personajes que talle estarán caracterizados individualmente. Los rostros, los gestos, las posturas, los pliegues y arrugas de la ropa tallados , se basarán en la observación atenta de la realidad y se intentará reproducirlos con minuciosidad y precisión.
Las esculturas que vamos a comentar se encuentran adosadas a las jambas derechas  del portal central en la fachada oeste d la Catedral de Reims. Fueron talladas en piedra Cada una de ls figuras está tallada en el mismo bloque que la columna de la que sobresale. Las figuras, realizadas a tamaño natural, están cuidadosamente talladas y pulidas y los escultores que las hicieron demuestran una gran pericia técnica. En algunas zonas del ángel de la Anunciación se distinguen restos de la policromía que las cubría originalmente.
 En estas dos escenas se distingue otra característica notable de la escultura del Gótico frente a la románica: Mientras en esta última las esculturas de la jambas se presentaban rígidas, inexpresivas y mirando al frente, aquí, lógicamente, las figuras parecen interactuar y son expresivas, lo que se ve más claramente en el ya mencionado ángel de la Anunciación.
 Seguramente uno de los elementos más destacables de estas esculturas es que fueron talladas por tres escultores distintos y en tres periodos diferentes. 
En concreto, las dos figuras de la escena de la Visitación, la Virgen y Santa Isabel, fueron talladas entre 1235 y 1245 por un mismo escultor en un estilo que parece recibir ciertas influencias  de la escultura de la Antigüedad clásica, tal como se puede ver en el tratamiento de los pliegues, el contraposto de las figuras y la marcada curvatura del cuerpo de la Virgen
La figura de la Virgen de la Anunciación corresponde al estilo llamado “de Amiens” porque enlaza con las esculturas de la decoración de esa otra gran catedral gótica francesa. Tallada en torno a 1245, la figura de la Virgen es algo más estática, Los pliegues  de su túnica caen más verticalmente, su rostro es algo más rotundo con unas formas  algo más geometrizadas y una mandíbula más marcada.
 Por último, la figura del ángel de la Anunciación fue tallada entre1255 y 1261 en un estilo que va a ser conocido como “de Reims”  por un escultor anónimo al que se llamará Maestro del Ángel de la Sonrisa”. La razón del nombre, parece evidente. El ángel destaca por su postura más grácil , la curvatura de su cuerpo , la estilización de sus formas, con unos brazos finos y un cuello también fino y largo que sostiene una cabeza con un rostro ovalado, delicado, dulce y amable en el que destaca su expresiva sonrisa. Este escultor talló otro ángel semejante en la misma catedral, por el que recibió el nombre como se le conoce, así como figuras de otros grupos escultóricos que aparecen en la jamba izquierda y el parteluz del mismo portal. 
En cuanto a los temas, el protagonismo de la Virgen es evidente y también responde a  una evolución en las creencias de la época. A partir del siglo XII, gracias , sobre todo  a las predicaciones de personajes como Bernardo de Claraval, la figura de la Virgen va a cobrar un enorme protagonismo y va a ser objeto de una gran devoción. de hecho la mayoría de las catedrales góticas están erigidas en su honor, y la de Reims no es una excepción, pues se llama Notre Dame de Reims. En el estricto programa iconográfico que va a repetirse de catedral en catedral, la Virgen será una de las grandes protagonistas y encontraremos en todas ellas un portal dedicado a su Dormición y su Coronación como Soberana Celestial y otros en los que veremos las escenas de la Anunciación, la Visitación, la Natividad, la Adoración de los Reyes, la Presentación en el templo y otras
Estas esculturas de Reims son un testimonio del fulgurante avance que va a experimentar la escultura gótica en este siglo XIII y de cómo aún teniendo ciertas características comunes, también aparece la individualidad de sus autores dando forma a concepciones e intereses estéticos individuales.